Las articulaciones dan movimiento al cuerpo, la articulación de la rodilla es de tipo bisagra proporcionando estabilidad y uniendo el fémur y la tibia. El aporte del yoga está en que brinda las posturas que protegen la alineación de los huesos, que reparten el peso de manera adecuada manteniendo el balance exacto del cuerpo, para fortalecer y evitar problemas de rodillas. Estas asanas contribuyen a estos objetivos.
Toma de conciencia-Tadasana
Parados con los pies separados en un ancho de caderas, los brazos sueltos a los costados del cuerpo, percibimos la respiración, tomamos conciencia del cuerpo, observando el peso en los pies, si es posible entrecerramos los ojos suavemente para auspiciar la interiorización, concentrándonos en la respiración nasal.
Postura de balanceo
En la posición anterior, inhalamos y al exhalar llevamos el peso hacia los dedos de los pies, sincronizamos la respiración con el movimiento, inhalando volvemos al centro y exhalando llevamos el peso hacia los talones.
Postura del árbol
Parados con los pies separados en un ancho de caderas, inhalamos llevamos el peso hacia la pierna izquierda, flexionamos la rodilla derecha y colocamos el pie derecho sobre la cara interna de la pierna izquierda-pierna de apoyo- exhalamos y en la próxima inhalación llevamos las palmas de las manos juntas y las colocamos en el pecho a la altura del corazón.
Relajación final
Estimulación de los pies, beneficiando el apoyo en la articulación de la rodilla y cadera. Aumento del dominio y equilibrio mental como emocional. Balanceo y equilibrio, colocación de la rótula sin lesiones en las rodillas.
ejercicios.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...