Desde las 21 hasta las 7, Jean Paul Juica acompañó y ayudó a su perrita Charlotte a tener cachorros. Después que el veterinario le dijera que los tuviera en casa y que esto se hacía "así y así", no le quedó muy claro, por lo que decidió prepararse y buscó varios tutoriales en YouTube para asistirla durante el parto.
"Mostraban cómo sacar los cachorros y qué hacer con el cordón umbilical, que tuve que cortar yo", recuerda. Hoy YouTube es la fuente, dice. "No sé si la más fidedigna porque hay mil videos que no sirven para nada, pero a partir de un conocimiento previo uno puede saber si el tutorial es bueno o no", afirma Jean Paul, que algo sabía de partos en animales al haber visto nacimientos en el campo.
Karina Haller también tuvo que recurrir a un "paso a paso" en línea para reparar el baño de su casa. "Teníamos una filtración en la ducha. Mi novio trató y quedó muy mal, así que yo busqué en YouTube cómo hacerlo, llevé la tablet al baño y estuve una tarde entera siguiendo el video. Y quedó súper bien".
El termino tutorial se utiliza para hacer referencia a un curso breve que enseña cómo utilizar algún producto o poder realizar cualquier tarea. En YouTube se pueden encontrar videos desde cómo armar una computadora, un auto, un celular, hasta los más simples desde cómo cambiar un pañal, hacer un nudo de corbata, maquillarse, preparar un almuerzo, hacer una cartuchera doméstica, etc. Estas actividades solían ser un proceso de aprendizaje que ameritaban ser enseñados por un profesional, con mayor cantidad de tiempo y a un costo adicional, pero hoy, con tan solo un click se encuentran gratis. Para algunos analistas el fenómeno es tal que YouTube transformó la forma en que la humanidad aprende e interactúa.
"Después de los videos de música, los tutoriales son lo que más se busca en YouTube. Se validaron como canal de aprendizaje", afirma Daniel Halpern, director del centro de investigación en tecnologías digitales de la Universidad Católica de Chile.
La cultura del "hágalo usted mismo" también influye y cada vez es más común escuchar frases como "lo aprendí en YouTube".

Cómo elegir
Hace un tiempo a Martín Muñoz (30) se le cayó la tablet al suelo. No tenía rasguños ni la pantalla quebrada, pero el Wifi dejó de funcionar. "Por el costo, no convenía mandarlo a arreglar así que busqué en YouTube (en mi PC) cómo hacerlo. El primer desafío fue abrirla. Me encontré con un montón de cables y cosas que no sabía para qué eran".
Siguiendo los pasos de un tutorial asiático, Martín logró arreglar la pieza que estaba suelta. Para saber qué tutorial es mejor, Martín se guía por ciertos criterios: que la imagen sea de buena calidad, que expliquen claramente los pasos a seguir, que el número de visitas sea alto y que tengan buena valoración, lo cual nota a través de comentarios y "me gusta" del video.
El tema de las valoraciones es para muchos el criterio más importante a la hora de elegir un video tipo tutorial. "Existe ese pensamiento de que si tiene visitas debe ser bueno. Me imagino que pronto YouTube debería especificar mejor los indicadores sociales. No solo con el dedo para arriba o abajo, sino que también se podría decir si el video es útil, claro, etcétera", opina Halpern.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora