Los precios de los combustibles y lubricantes de la empresa estatal YPF SA subieron ayer hasta un 4,5 por ciento en toda la Argentina, en el día posterior a la derrota del oficialismo en las urnas y la confirmación del cambio de Gobierno. Se trata del mayor aumento de combustibles aplicado por la petrolera estatal en los últimos dos años, lo que afectará el bolsillo de los consumidores y le sumará presión a la inflación, en los días finales de la administración nacional de Cristina Kirchner. Ahora, como es habitual, las petroleras Shell, Axion, Petrobras y Oil se suman a esta iniciativa e incrementarán sus valores. Para la nafta premium la suba rondó el 4,5%, por lo que el litro de ese producto pasó de 14,03 a 14,65 pesos en las estaciones porteñas, que son las que tienen los precios más bajos de todo el país. En tanto, el gasoil es el combustible con menor porcentaje de aumento, del 4 por ciento: el Diesel 500 pasó de 11,32 a 11,82 pesos y el Euro Diesel avanzó desde los 12,97 a los 13,54 pesos por litro. El último aumento de la empresa había sido en agosto, en vísperas de las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias: en ese momento la suba había sido la mayor del año con el 2,5% promedio.
En el interior
En Córdoba el precio de los combustibles también se incrementó 4,5 por ciento en las estaciones de bandera de la petrolera estatal, pero el impacto en centavos fue mayor porque allí los valores ya estaban por encima de los porteños. La nafta súper pasó de 14,43 a 15,08 pesos por litro, mientras que la infinia (premium, la de mayor octanaje) se elevó de 15,90 a 16,62 pesos y se acercó así a solo un aumento de tocar los 17 pesos por litro. El Diesel grado dos se ubica ahora en 12,91 pesos (antes valía 12,35 por litro) y el grado 3 (Euro) aumentó de 13,80 pesos a 14,69 pesos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora