Los concejales de Güemes están preocupados por las inundaciones que se dan durante el verano, porque son reservorio de enfermedades. Así lo manifestaron en una conferencia de prensa el jueves pasado, donde el cuerpo deliberativo se adhirió a un proyecto de declaración de emergencia sanitaria enviada por el ejecutivo municipal con relación a la epidemia del dengue a nivel nacional.
"La gente no toma conciencia de lo que está sucediendo", manifestó el concejal Rubén Sosa. En tanto, el concejal Francisco Nieva sostuvo: "La situación es delicada y de acuerdo con las reuniones mantenidas con personal del hospital lo debemos abordar entre todos desde el lugar que nos toque".
La ingeniera Teresa Barrionuevo, directora de Medio Ambiente municipal, anunció la fumigación de los distintos sectores de la ciudad partiendo desde el barrio 1§ de Mayo hasta terminar en el centro de la ciudad, en los horarios de 6 a 20 horas.
Además se informó que existe una deuda de Provincia con los operadores de descacharrados. La funcionaria municipal aseguró que el municipio está corriendo con los costos de los operativos "ya que la Provincia está adeudando los últimos pagos a los agentes que combaten el dengue". El último haber cobrado fue octubre, informó.
"Yusqueando" en la calle
Otra de las problemáticas importantes que preocupan a la comunidad son las inundaciones en la época estival. Hoy el principal factor de anegamientos en el departamento Güemes es el torrente que baja de las zonas altas del Valle del Sianca hasta calle Alem.
"Solo una decisión del Gobierno provincial puede ayudar a resolver el problema de las inundaciones en el sector de estancamiento de agua en la ciudad de Güemes", dicen del municipio.
Los vecinos del lugar cruzan los dedos atemorizados. La intersección de Gobelli y Alem se convierte en un dique profundo que cuando se desborda, inunda las viviendas. Ahí algunos vecinos aprovechan para "yusquear" y sacan sus cañas de pesca en pleno centro de Güemes.
Con las últimas precipitaciones registradas en Güemes, el sector urbano y las zonas rurales sufrieron serias consecuencias a causa de los anegamientos provocados por el torrente que viene de Campo Santo.
"Se vuelve intransitable y peligroso para los ciudadanos, sobre todo para nosotros los que vivimos en el lugar, que nos inundamos cuatro veces al año", manifestó el concejal Nieva.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora