Tiene 9 años, pero una lucidez que supera la de la gran mayoría de la población adulta. Tras su discurso en un debate público, la pequeña Zianna se convirtió en el símbolo contra el racismo en Estados Unidos.
Zianna Oliphant se convirtió en la portavoz de los afroamericanos que mueren cada día en las calles de Estados Unidos a manos de la policía. Ayer se dio otra muerte en California.
La niña de Charlotte no sólo consiguió emocionar a su comunidad, también llegar al corazón de los demás estadounidenses con el discurso que pronunció este martes en el ayuntamiento de la ciudad de Carolina del Norte.
Oliphant no terminó lograr el discurso sin que un mar de lágrimas inundara sus ojos. Estas fueron sus palabras:
"Yo estoy aquí para hablar de como me siento.Yo siento que nosotros somos tratados de forma diferente a otras personas, y no me gusta como somos tratados. El hecho de ser de color para mí no significa nada".
Yo creo que... nosotros somos negros y no deberíamos tener que sentirnos así. Nosotros no deberíamos tener que protestar porque ustedes nos trante equivocadamente. Nosotros hacemos esto porque lo necesitamos y tenemos derechos. Yo he nacido y crecido en Charlotte y nunca me he sentido de este modo hasta ahora. No puedo soportar como se nos trata.
Es una pena que nuestros padres y nuestras madres sean asesinados y que nosotros no volvamos a verlos más. Es una pena que nosotros tengamos que ir a los cementerios a enterrarlos. Nosotros necesitamos a nuestros padres y madres a nuestro lado'.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora