Ya transitamos los delicados tiempos de descuento político del año. Los plazos de las PASO corren con prisa febril y la preocupación de los precandidatos y la indisimulable desesperación de sus entornos, se traslada al conjunto de la ciudadanía. Ya están inscriptos los frentes y alianzas que se presentarán en las primarias, y este fin de semana, finalmente, se revelarán los nombres de los aspirantes que queden en carrera. La elección será para cargos nacionales de senadores y diputados, pero marcará a fuego la vida provincial. Todos miran al centro del país, desde donde las actitudes y los discursos de los supuestos liderazgos van derramando sobre los estados del interior referencias que incidirán en las campañas locales. Es inevitable pensar en las actitudes de los principales referentes. El presidente Mauricio Macri y aliados, van camino a confirmar listas únicas en todos los distritos listas únicas. La expresidente Cristina Elisabet Fernández, con su Frente Unidad Ciudadana, también reclamará de sus seguidores listas únicas donde pueda. La izquierda ya resolvió también que un solo grupo de precandidatos la represente y falta que el Frente Renovador de Sergio Massa muestre las cartas, que seguramente serán un solo palo de la baraja. Como se ve, todos se muestran reacios –en realidad temerosos- de confrontar en la interna abierta. Sus pergaminos pueden quedar escrachados y con ellos sus carreras políticas. Se declaman demócratas y rechazan competir. Terminan pareciendo ser exactamente lo contrario de lo que quisieran ser.

 

Radicales y Cía.

El macrismo busca blindar su presencia, y rápidamente aprendió a usar y descartar dirigentes sin piedad y sin vergüenza (léase Martín Lousteau). Y El oficialismo nacional instruyó a todos los gobernadores macridependientes que se concurra a las PASO sin competencias e intercalando a los aliados de principio a fin. En Jujuy, obviamente, y como se sabía desde el momento en que la alianza Cambia Jujuy asumió en el 2015, eso en esta elección no será posible entre radicales y el grupo de renovadores massistas que integra el gobierno. Pero mientras tanto y sin ninguna clase de sorpresa, los nombres que los voceros ultraoficialistas vienen confirmando ahora, ratifican que Mario Fiad será el primer precandidato a senador y Silvia Giaccopo (por la reelección) segunda; mientras que los aspirantes a diputados nacionales serían Gaby Burgos (a la reelección) Osmar Monaldi (del PRO por el pedido de Macri). El ahora llamado Frente Jujeño Cambiemos, lo componen la UCR, el PRO, Lyder, Cruzada Renovadora, Propuesta Republicana, Cambio Jujeño y Partido Socialista y quieren parecer suficientes y disimular la fisura que los separa en esta instancia de la otra porción del oficialismo. Este frente es lo que parece ser.

 

La oposición oficialista

Esa otra pata del oficialismo local, en esta elección estará en otra vereda, como Frente Renovador 1 país, integrado por Partido Blanco de los Trabajadores, Gana Jujuy, Renovador Federal. MPJ, Demócrata Cristiana, Movimiento Norte Grande, Concertación Forja, Encuentro Jujeño, Primero Jujuy y Movimiento Electoral por la Unidad Popular, siendo de esta manera, el que más sellos incorporó a su expediente. Para ellos es más complicado explicarlo: son oficialismo, y quieren parecer  opositores. La estrategia responde al definido esquema de alzarse con los tres senadores nacionales y buscar la asfixia del PJ. El uso -o abuso- que se haga del aparato del estado en la campaña dejará en claro si estos temores son fundados.

 

Peronismo y kirchnerismo

El kirchnerismo que ya no se pone colorado por nada, a través de su líder, no trepidó en dividir el espacio opositor al macrismo, con tal de que Cristina Elisabet Fernández pueda sostener en alto su consigna de seguir siendo la jefa absoluta y adorada aunque sea de un espacio pequeño antes que arriesgarse a entrar en un pelotón de dudosa continuidad. Es preferible siempre –habrá pensado- ser cabeza de ratón y no cola de león. Es una líder que no acepta ni interferencias ni cuestionamientos. Es esencialmente autoritaria y dominante, aunque públicamente quiere parecer conciliadora y contemporizadora. Desató un escándalo en la todavía desorientada oposición. Héctor Recalde, titular del bloque de diputados nacionales K, se animó a sugerir que “el enemigo no está adentro sino afuera” y que aún “tenemos una semana para buscar la unidad”, se arriesgó a recibir un latigazo en la espalda. Florencio Randazzo, Juan Manuel Abal Medina y Alberto Fernández, los tres mosqueteros que hoy odia el mundo K, descartaron toda posibilidad de unidad. Juan Manuel Urtubey, el vecino salteño declarado aspirante a la presidencia fue más duro: “Ella (CEFK), ya no está en el peronismo”, y el gobernador de Chubut, Mario Das Neves se animó a vaticinar que con tanto jaleo, “están enterrando al peronismo”. Y es verdad, la decisión de la señora de sacarse de encima al PJ les da la oportunidad a todos los peronistas que siempre sufrieron el desprecio de la expresidente, La Cámpora y asociados, de diferenciarse de ellos sin sentir ninguna clase de remordimiento. Todos ellos, ya no necesitan parecer leales. Pueden ser contrincantes. En Jujuy, la muestra es la constitución del Frente Justicialista: PJ, Movimiento Político Social y cultural, Proyecto Sur, Encuentro por la Democracia y la Equidad, Kolina (quizás el enclave con más aroma K de todos), Partido Solidario y Arriba Jujuy. Los nombres que proyecta el sector como precandidatos a senadores también son ya conocidos: Rubén Armando Rivarola, Liliana Fellner, Alberto Matuk, Guillermo Snopek Y Miguel Tito. Es probable que en las próximas horas algunos fortalezcan su camino y otros queden a un costado, mientras no se descartan esfuerzos por evitar más dispersión. Hablan las encuestas, las posibilidades logísticas, la decisión política, y el olfato de cada candidato para la decisión final. Y cada sector, se esfuerza además de parecer atrayente para los votantes, de efectivamente “ser” alternativa real para enfrentar al modelo M.

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores, alianza del PTS y el PO; apostará a las figuras del economista Gastón Remy como precandidato a senador y Alejandro Vilca a diputado nacional. Se puede decir de ellos que su coherencia les da la fuerza para ser.

El Frente Ciudadano para la Victoria, al que se le atribuye parecer lo más K de ruedo político, está integrado por Movimiento de Integración Latinoamericana de Expresión social y por el Encuentro por la Democracia y la Equidad, (que también figura integrando el Frente Justicialista y que deberán resolver su hay duplicación de presentación o corregir los homónimos).

El Frente Unidos y Organizados, (FUYO) estará ausente en esta elección. Y no le traccionará votos al sector de su mentora. Referentes tupaqueros que lidera Milagro Sala, indicaron que fue una decisión adoptada en conjunto, y que mientras la conductora del sector permanezca presa, el FUYO y sus aliados, se abstendrán de participar, como otra forma de protesta por lo que consideran una injusticia y un castigo político a la dirigente social.

 

Los que ya no son

Mientras todos aquellos se preparan, hay un conjunto de partidos que se cayeron del mapa electoral de la Provincia. Por inacción, por desinterés, o cansados de pelear contra los grandotes del barrio y ser absorbidos por éstos. Caducaron las personerías políticas de Unión Popular, del Movimiento de Unidad Renovador (MUR), desprendimiento de la UCR que derivó hacia sociedades con el PJ; Nueva Dirigencia, Unión y Libertad, la Nueva Izquierda, y el Movimiento de Renovación Cívica (MORECI), desprendido del MPJ que también derivó en sociedades con el peronismo y finalmente con el FUYO.

 

¿Fin de las PASO?

El amable lector coincidirá en la tremenda dificultad que acarrea tratar de identificar tantos pomposos y altisonantes nombres dentro de la mayoría de estos movimientos y partidos políticos, con nombres y apellidos y rostros conocidos de la política. Algunos tienen sin embargo referentes renombrados. El ejercicio, sacará a la luz que en la arena política jujeña, todavía hay muy pocos dirigentes posmodernos, y que la mayoría se reparte entre los que van en busca de recuperar –al menos en parte- su antigua hegemonía en la comarca, y los que van por lograr establecer una nueva hegemonía que les asegure el futuro. Todos con derecho a buscar su destino, y a ofrecerse como herramientas de futuros esplendores. El caso es que salvo dentro del PJ de Jujuy, (que podría utilizar las PASO, para volver a probarse y legitimarse), el resto, copiando el “modelo nacional” de sus referentes, tratará de evitar confrontar, soslayando la posibilidad de competir, y con mayor o menor sutileza, transformando la democrática posibilidad a que obliga la Ley de las PASO, en una suerte de encuesta previa, testimonial e insulsa. Y sobre todo carísima: se aseguró que las primarias costarán al estado argentino nada menos que 3 mil millones de pesos, a los que se deberá agregar 23 millones de dólares, friolera que el gobierno nacional ya adelantó que le pagará directamente a la empresa española INDRA, (cuestionada en varias partes del mundo y de no muy felices recientes experiencias en Argentina) para que se encargue de realizar los escrutinios. Vale preguntarse si con esas perspectivas no sería más razonable -y humanista- derogar la Ley de las PASO y destinar la millonada de dólares y esfuerzos a resolver rápidamente las angustias de algunos bolsones vulnerables de la sociedad, donde las carencias críticas están lascerando el cuerpo y el alma de muchos compatriotas. Imagine el lector, cuánto le tocaría a Jujuy, aunque fuese repartiendo esa cifra, de acuerdo a los magros índices de la coparticipación. (Bueno, el ejercicio de imaginar, todavía es gratis. Hasta hoy). La única notable que se animó a dejar de parecer, para ser, fue Margarita Stolbizer. “La ley de las PASO debería desaparecer, dijo, no sirve absolutamente para nada, y no están dispuestos a cumplirlas ni siquiera los que la impulsaron”. ¡Cuánta razón! Pero al menos este año, ya no será.

 

Parecer… ¡y ser!

Se podría lanzar aquí un par de docenas de nombres de dirigentes con aspiraciones que juegan sus precandidaturas a senadores y diputados nacionales, y cuando no alcanzan a mantenerse en esa ronda, comienzan a negociar posiciones de diputados provinciales y hasta concejales. Pero sería una falta de respeto publicar detalles de ese juego en este momento, y hasta podría ser interpretado como una torpe intención de atacar o promocionar a uno u otro. Tal es el grado de hipersensibilidad y paranoia que ataca a los protagonistas. De todos modos, todo se dilucidará en cuestión de horas. (Como la competencia jurídica de la causa Pibes Villeros y su carga de imputados y sospechados; como la decisión acerca de la libertad o no de la señora Milagro Sala; como el recalentamiento o el freezado de la causa de las supuestas escuchas extorsivas, etc. etc. todo tan ligado al momento político que se vive). Pero lo importante será volver al título de esta nota. Esperar que los precandidatos, sus partidos, y sus frentes, una vez consagrados y formalmente en carrera electoral, le devuelvan a la gente el mayor compromiso posible con la realidad, y el más estricto margen de sinceridad con sus discursos políticos. Para que el fragor de las campañas no distorsione las voluntades valdrá siempre recordar la máxima histórica de Abraham Lincoln: “Es posible engañar a unos pocos todo el tiempo. Es posible engañar a todos durante poco tiempo. Pero es imposible engañar a todos, durante todo el tiempo”. Justo ahora, cuando todo se prepara para otra excelsa expresión popular cual es una votación, será tan importante que los hombres y mujeres que saltaron a la arena política, se esfuercen por ser lo que dicen ser, y parecer exactamente eso. Y que no aparezcan los que se creen dueños del “transparentómetro” o del “honestómetro”, a intentar desvirtuar la ecuación que reza que no sólo hay que parecer, sino ser. Si no estarían dando la razón a este juego semántico de parafrasear al título de la magnífica novela filosófica de Milan Kundera (La insoportable levedad del ser), para hundirnos en la menos prominente y más vulgar insoportable levedad de sólo parecer.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Importante ahora

cargando...