Gravísimo cuadro de violencia denunció la Prelatura

El Obispo Pedro Olmedo, titular de la Prelatura de Humahuaca, cuya jurisdicción alcanza toda la frontera norte de Argentina, incluyendo las provincias de Jujuy y Salta, planteó ayer en nuestra redacción una delicada situación emergente de actitudes violentas que se repiten cada vez con mayor gravedad y asiduidad en la ciudad de La Quiaca, por parte de un individuo reconocido en la zona que mantiene en vilo a los vecinos del barrio Belén. La denuncia del Obispo, presentada formalmente ante las autoridades policiales de la frontera, no ha tenido hasta hoy una respuesta que esté a la altura del peligro potencial de las actitudes del inadaptado. Ello motivó que el sacerdote se haya dirigido personalmente a plantear la situación al Gobernador Gerardo Morales y que haya recurrido a nuestro diario para alertar sobre posibles derivaciones trágicas del cuadro que viven.

El obispo se dirigió “al Fiscal de la Quiaca, a las autoridades de la Policía de la Provincia, a los organismos que entienden en materia de violencia de género y cualquier otra autoridad que pueda interceder” para cortar el cuadro que viven. La denuncia formal es en contra de un sujeto conocido como Emanuel Almazán, “drogadicto y alcohólico que tiene atemorizado al barrio, y particularmente a las chicas menores y adolescentes del Barrio Belén, como así también a los chicos del comedor estudiantil y familias del sector, quienes son permanentemente amenazados y golpeados”. Destaca monseñor Olmedo, que el mencionado Almazán, “permanentemente drogado y acoholizado, se instala en el domicilio que ocupa su hermana, perteneciente a la Prelatura de Humahuaca, y se junta con personas a consumir, sospechándose que es un lugar de venta de drogas, siendo un peligro para todos”. “Esto la policía lo sabe, pero nada se hace al respecto” agregó.

Un hecho particularmente violento se vivió días pasados, cuando Almazán amenazó de muerte a Natividad Olmedo, hermana del Obispo, quien es la responsable del albergue de niñas, en cuya compañía visito a El Tribuno de Jujuy. Luego de haberla amenazado con golpearla con una botella, lo que no pudo concretar por la rápida intervención de un par de asistentes del hogar, el hombre procedió a destrozar instalaciones del mismo. “Dejo expresa constancia y los hago responsables si en algún momento ocurre una tragedia lamentable. Son muchas las oportunidades, de día y de noche, que tanto la Hermana Natividad, como algunos vecinos han recurrido a las autoridades de La Quiaca, y la situación sigue igual”, indicó. El padre Olmedo, rescató no obstante algunas actuaciones de la infantería policial, que en reiteradas ocasiones “se han hecho presentes espontáneamente o cuando se les ha solicitado, pero la detención del violento individuo es momentánea y cuando reaparece en libertad todo es peor”. “Espero que sepan actuar con firmeza legalidad y con un criterio de prevención por el bien de todos y del propio afectado, a quien considero en realidad un hombre enfermo”,  señaló en su denuncia el Obispo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...